Categorías
Información sobre el Parque Nacional Sierra de Guadarrama

Descubrimiento Sierra de Guadarrama

Descubrimiento Sierra de Guadarrama

La Sierra de Guadarrama fue descubierta como objeto científico a finales del S. XIX y comienzos del S. XX en el marco del Naturalismo Español. Se convierte, por su cercanía a Madrid en un importante foco científico y cultural.

            Entre algunos de los estudios científicos de estas épocas cabe destacar la Descripción Física y geológica de la Provincia de Madrid ( C. de Prado, 1864), La Flora Compendiada de Madrid y su provincia (V. Cutanda, 1864), la Memoria de reconocimiento de la Sierra de Guadarrama, bajo el punto de vista de la repoblación de sus montes (M. Laguna, 1864). Y destaca especialmente los estudios geológicos de Mcpherson, Quiroga, Calderon, Obermaier, Carandell y Hernández Pacheco.

            Un motor importante de este cambio de mentalidad fue la reforma educativa encabezada por D. Francisco Giner de los Ríos y la Institución Libre de Enseñanza. Esta reforma incluía las salidas escolares, como parte vital del desarrollo personal, se creía en el beneficio físico y moral del contacto con la naturaleza. Una de las primeras excursiones fue el 14 de julio de 1883 desde Villalba a Segovia, pasando por Navacerrada, Laguna de Peñalara, La Granja, Rascafría …

1935 Escalador en la Sierra de Guadarrama

            También por estos años se fundan las primeras sociedades deportivas montañeras como el Club Alpino Español, la Real Sociedad de Alpinismo Peñalara o la Sociedad Deportiva Excursionista.  En sus inicios son sociedades de “élite”, a las que sólo accede gente adinerada (los deportes de invierno son para minorías). En las décadas siguientes irá aumentando progresivamente la gente que sube a la sierra, aficionados a los deportes de nieve, excursionismo…

            En paralelo nace también  el “veraneo”. En sus inicios con una mentalidad higienista, numerosas residencias y hospitales antituberculosos así lo confirman.

            En éste descubrimiento va ligado el deseo de dar a conocer la naturaleza y el paisaje de la Sierra a los habitantes de Madrid. La primera línea de tren, del año 1861 favoreció el acercamiento a la Sierra y se empezaron a desarrollar las primeras colonias burguesas. Veinticinco años después, con el ramal Villalba-Segovia (1886) y en 1923 con el tren de montaña de Cercedilla-Navacerrada se puso definitivamente al alcance de los ciudadanos la Sierra.

Tren Eléctrico Cercedilla Navacerrada Cotos

            Desgraciadamente estos fenómenos se irían masificando progresivamente durante el “desarrollismo” de los años 60. La urbanización descontrolada, los nuevos accesos, las estaciones de esquí, colonizarían la Sierra de Guadarrama.

Texto: Ángel Rubio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.